Sobre mi:

Soy mami de trillizos y dos más, tengo 38 años y soy musulmana hace 8 años. Soy patronista de profesión y me encanta crear cositas para los niños cuando tengo tiempo, me gusta cocinar, hacer manualidades y coser. Pero sobre todo soy madre de cinco soles que me hacen aprender y descubrir cosas cada día.

Grupo de lactancia, blog

Para niños con bordados

Top comentaristas

Conseguir este widget

Entradas populares

Páginas vistas en total


0
sábado, 12 de agosto de 2017

Síndrome del príncipe destronado



Pues así estamos con el cuarto. En plena crisis de Príncipe destronado. Pobrecito me da mucha pena porque no puedo estar con él como antes. Y cuando no está su padre quiere que este por él, como es normal, y si estoy dando el pecho al bebé o durmiendolo empieza la guerra.  Primero que quiere cogerlo, luego que quiere teta, si le doy la otra quiere la que tiene el bebé.  Empieza a tirarle del pie o de la mano, si esta dormido lo despierta, ... entonces si le molesta todo el tiempo es imposible que se duerma y pueda dedicarle un rato. Termina llorando a grito pelao y termino llamando a su padre por teléfono que venga a buscarlo . Y me siento fatal porque me da pena pero no puedo dejar al bebé llorando tampoco.  Espero que sea una etapa y pase, aunque me han dicho que puede ir llendo a peor. He buscado unos consejos, os los copio:
1. La época del embarazo es de vital importancia para que los niños asimilen la llegada de otro bebé.
Para que el hijo mayor se acostumbre a su hermano es apropiado que le permitan escuchar o sentir al bebe durante el embarazo.
2.Es importante integrar al niño en el cuidado del bebe, para que así sienta que no es un contrincante, sino un compañero que necesita de su cuidado y ayuda y con el que puede compartir tiempo divertido en familia.
3. Realizar actividades familiares, como comer un día en familia en un lugar diferente, jugar un rato, cantar juntos o hacer actividades que permitan que el niño mayor se sienta importante.
4. Proporcionar a los  pequeños el cuidado que requieren y al que están acostumbrados. De esta forma van a saber que aunque su hermano es importante él también lo es.
5. Si en algún momento el niño mayor hace algo por celos no se le debe gritar o castigar, en primera instancia se le debe mostrar que él es igual de importante que su hermano y que los quieren a los dos por igual.
6. Para que el niño no tenga un cambio tan fuerte es importante no sacarlo de su ambiente, en el que se siente más seguro.
7. Los niños son diferentes, de diferentes edades y por lo cual cuentan con características diferentes y tienen necesidades diferentes. Debemos tener esto en cuesta a la hora de repartir nuestro tiempo.
0
martes, 8 de agosto de 2017

Mi último parto (Segunda parte)

Mi parto 2 ❤
.
Cuando ya me habían puesto la epidural llegó mi marido con el niño y les dejaron entrar. A las 9h estaba completa y como notaba las ganas de empujar que fuera acompañando y les avisara si eran como ganas continuas que se iban a hacer los papeles o algo así. Mi anterior expulsivo fue de 5 minutos así que yo no se porque me dejaron ahí. Empecé a notar mucha presión hacia atrás como un estreñiento brutal y empecé a empujar y medio gritar 😅. Les llamé y no venía nadie. Me toqué y bote la cabeza como a 2cm. Como hiciera un pujo fuerte lo sacaba ahí sola. Le dije a mi marido " que hago? Lo coges Tu?" Decidí parar de empujar y eso me daba dolor y presión. Vino la anestesista a ver que tal y me pregunto si me dolía le dije que si y me puso más anestesia por el catéter. Error.... .
.
Debí haber parido sola cuando estaba cerca... se pasó con la anestesia y se me quedaron piernas y tripa super dormidos. Como muertos. Ya no sentía nada ni podía empujar. 😣
.
.
Sólo podía esperar que se me despertara lo suficiente para empujar. Le dije a mi marido que saliera con el niño que estaba fuera con la vecina que eso iba para rato. Que le avisaría. Las 10h...las 11h... llamaron a un ginecólogo a valorar, empezó a hablar de oxitocina,  mis contracciones estaban espaciando. Yo les dije que no quería.  Que esperarán hasta que pudiera empujar que no necesito contracciones. A las 12h empecé a poder mover las piernas y a notar la presión otra vez. Me dijo la matrona que empujara a ver mientras ella hacía un tacto. Me dijo que muy bien que era efectivo el pujo. Pues venga empecemos. Avisé a mi marido por whasap que iba a empezar. Me puse de lado y me agarré de las rodillas. Empuje 4 veces y estaba fuera!  Por fin! Mi niño precioso y perfecto maullaba como un gatito.  A mi marido no le dio tiempo! .
Me desgarré un poco por la cicatriz del anterior desgarro. Esta vez sólo 5 puntos. El bebe se agarraba al pecho mientras me cosia la matrona y hablábamos sobre lo que me había librado de instrumentos demás intervenciones 😲 que al final había sido un parto precioso y sin complicaciones aparte de una espera de 3 horas. Gracias a Dios por todo. ❤

3

Mi último parto

Mi parto. ❤
Todo empezó mientras dormía a las 4.20 de la madrugada noté un latigazo y escuche como pop. Me preocupó mucho porque lo noté desde dentro y pensaba que le había pasado algo al bebé. Entonces me doy la vuelta y empezó a salir líquido en plan fuente. ¡Ostras que es el momento!
Con Isaac me había pasado parecido, todo empezó con rotura de bolsa con un hipo, no fue en explosión como esta, y empezaron las contracciones acto seguido. .
Así que me quedé un poco como expectante a ver si sentía alguna contracción pero nada. Me levanté a ducharme, beber agua y empecé a pensar si acostarme a dormir en el sofá mientras empezaba la cosa porque había dormido poco y si iba a parir ese día mejor descansar. Escribí algunos whasapp y me disponía a dormir cuando tuve una contracción ¡empieza la marcha! 5.15h
.
Empecé a apuntarlas en la aplicación y eran como cada 10 minutos y regulares. Pensé que tendría tiempo porque en el anterior parto tarde 3 horas en ir al hospital y llegue de 4cm. Esperé una hora y media y se estaban volviendo brutales y cada 3-4 minutos.  Me asusté de pensar que igual no llego! 
.
Eran las 7h cuando desperté a mi marido y le dije que estaba de parto. Me miró incrédulo y se lo repetí.  Saltó de la cama y me dice ¿cómo hacemos? Le digo piensa tu que yo ahora no puedo pensar. Entre contracción y contracción me vestí como pude y llame a mi vecina que me iba a llevar ella al parto. Acordó con mi marido llevarme y luego volver a por el con el peque y dejar a los mayores con mis suegros. .
.
Tenía contracciones super seguidas y fuertes, no podía ni conometrarlas. Me costó un montón llegar al mostrador. Me había dejado la cartilla de embarazada, bueno pasa pasa... llego a paritorio y me dice que me tumbe y yo . Se que cuando me tumbo en ese punto el dolor se intensifica.  Pero me dice que tiene que ponerme monitores para ver como esta el bebé y hacerme un tacto para hacerse una idea de cómo llego. Cedí y pasó como esperaba, lloraba de dolor y me dijo que estaba de 7cm. No tenía a nadie conmigo que me animara a aguantar y  pedí la epidural. Quizá podría haber aguantado iba rapidísimo pero me derrumbé. .
.
Continuará....
2
miércoles, 2 de agosto de 2017

Ayudas para provocar el parto: mito o realidad.


↪A ver yo no creo mucho en estas cosas. Creo que si hay otros factores como riesgo de parto prematuro mejor evitarlas porque con una suma si pueden provocar, pero en un embarazo normal no. Yo me puse de parto prematuro de los trillizos después de tener relaciones sexuales pero porque al ser embarazo múltiple  con la consiguiente barriguisima ya era una situación de riesgo (aunque nadie me lo dijo pero bueno). .
.
↪ahora dicen que el parto lo comienza el propio bebé cuando tiene los pulmones formados segrega una hormona al líquido amniótico que da la señal.  Entonces por muchas cosas que comamos, andemos, subamos escaleras, etc no servirá de nada si no es el momento para el bebé. .
↪luego está eso de "por sea caso". Y yo estoy en eso . Como que no creo pero por sea caso voy a andar todos los días porque pienso que igual andando le ayudo a encajarse más que si estoy tumbada en el sofá, por ejemplo(además de que es bueno hacer un poco de fondo para el parto que es como correr una maratón ). Entonces de por sea caso me tomo un chocolate con canela por las noches y tengo relaciones siempre que puedo  .
↪ cuando doy el pecho al peque noto una o dos contracciones pero así sueltas que no hacen nada, ni son efectivas ni desencadenan. Dar el pecho genera oxitocina, como el orgasmo femenino, pero no es una cantidad suficiente para provocar el parto por si mismo si no es el momento, ya que además es puntual.
↪en conclusión, en dos días cumplo 39semanas y aparte de que me preocupa que sea demasiado grande si sigue mucho dentro no tengo especial prisa por que nazca. Así que paciencia con los calores y con el sentirme como una ballena varada en la playa y disfrutar del que seguramente será mi último embarazo, si Dios quiere. Porque a veces por mirar mucho la meta nos perdemos el camino. 
0
sábado, 15 de julio de 2017

¿Deberes en verano?

Estudiar en vacaciones ¿si o no?


Yo reconozco que soy una madre hippy con esto de los estudios (los escolaricé con 5). Al menos en esta edad (tienen 6 para 7) me parece excesivo que les manden deberes el fin de semana y más aún que les dejen sin recreo si no los han hecho. A mi me parece que si les apetece que los hagan y si no pues no.  Pero desde luego yo no soy de esas madres que estan encima para que hagan los deberes, por una parte me parecen pequeños y por otra creo que es algo que deben responsabilizarse ellos cuando sean más grandes.
Bueno pues lo de comprarles cuadernillos de verano lo mismo. Si me lo piden porque les apetece es otra cosa, ya que creo que aprender se aprende muchísimo más cuando a uno le apetece.
Esta mañana se han puesto dos de ellos a practicar la escritura copiando palabras de uno de sus libros del curso (por lo que se ve que comprar cuadernillos para las que quieren que hagan algo en verano, tampoco es nevesario). Les ha apetecido hacerlo y me parece estupendo. No voy a animarles a ello ni a vetarles tampoco.
Pues eso que para mi el verano, al igual que los fines de semana, es para disfrutar, salir, jugar, y hacer un poco lo que les de la gana (dentro de los límites de cada casa claro) y eso incluye que si les apetece escribir o hacer cuentas también está bien.
Mi gran espinita es haber hecho homeschooling y de segunda opción un colegio montessori, que si tendría 1 o dos hijos los llevaría seguro pero con tantos niños me resulta imposible económicamente. 
1
jueves, 13 de julio de 2017

Ser madre después de los 35



Esta foto refleja todo lo que significa ser madre en esta edad. He sido madre con 32 y ser madre más joven tiene muchas ventajas también,  sobre todo la energía y el aguante físico.  Incluso entre el embarazo a los 36 y este a los 38 noto una diferencia en el cansancio.
Mirar esta foto de mi postparto me recuerda toda esa mezcla de sentimientos y sensaciones:  felicidad, agotamiento, tranquilidad, madurez,  heridas, amor puro, protección, dolor, paz, sacrificio, ternura y sobre todo estar ahí para ti mi bebé.  ❤ 
Y ya puede undirse el mundo ahí fuera que no me importa.
Foto: me la saqué yo misma con el móvil mirando por la ventana con mi pequeño Isaac a los pocos días de vida hace casi dos años.  Mi hermana me la editó que es una máquina para esas cosas. Yo la he recortado un poco porque al ponerla en blanco y negro mis canas de dos meses sin teñirme brillaban 
0
domingo, 9 de julio de 2017

Las renuncias de las madres


Nohemi Hervada Palou
Imagina que eres una profesional altamente calificada.
Imagina que tienes un trabajo que te apasiona.
Imagina que ganas mucho dinero que te permite tener el nivel de vida que soñabas.
Imagina que sientes que eres respetada y valorada.
Imagina que tienes independencia económica que repercute en que tus relaciones con el resto de adultos sean sanas y libres.
¿Lo imaginas?
Ahora imagina que te conviertes en madre.
Imagina que tus expectativas son disfrutar de esas 16 semanas de baja y luego seguir con tu flamante carrera porque puedes permitirte pagar la mejor persona del mundo para que cuide a tu bebé mientras tú no estás.
Imagina que llega ese momento y sientes una mezcla entre alivio y tristeza.
Alivio porque la maternidad te resulta más agotadora que tu trabajo de 10 horas entre tiburones empresariales y económicos, y tristeza porque en el fondo no quieres dejar a tu bebé con nadie.
Imagina que estás en tu despacho y sientes que eso no es lo que quieres hacer.
Imagina que decides renunciar a tu trabajo, a tu estatus, a tu independencia, por ejercer de madre del modo que tú libremente escoges.
Imagina que pasan los días y las semanas y los meses, quizás los años y te sientes feliz de hacerte presente en la crianza de tus hijos, feliz de saber que estás invirtiendo en algo que nadie más puede darles, feliz porque tu cabeza acostumbrada a analizarlo todo fría y objetivamente te dice que tú eres indispensable para tus hijos en esta etapa de su desarrollo.
Imagina que a pesar de eso, otra parte de ti se siente cansada, exhausta, molesta y susceptible porque tu parte emocional no se contenta con saber “los beneficios de criar a los hijos”.
Imagina que llevas años sin dormir seguido, sin mantener una conversación adulta sin interrupciones de “teta”, “pis”, “upa”, “no quiero”, “quiero”….
Imagina que ahora tu economía no depende de ti, sino de tu pareja, o de tus padres, o de un sistema público.
Imagina que te das cuenta que a tu alrededor nadie valora lo que haces, que se da por sentado que es tu obligación y punto.
Imagina que te gustaría que el padre de tus hijos se implicara en su crianza y lo que recibes al hablar del tema es un : “yo me paso el día trabajando para que tú puedas quedarte en casa a jugar a las muñecas”.
Imagina que te critican por anti feminista, por “floja”, por “señorona”, por “hippie”, por fundamentalista….
Te critican por una cosa y por la contraria, porque al parecer decidir ejercer de madres no está bien visto en ningún sector de los que antes frecuentabas: ni en los negocios, ni en la política, ni en la sociedad, ni en tu familia…
¿Lo imaginas?
Ahora imagina que en ese caos emocional, físico, anímico y social, recibes una propuesta de trabajo.
Imagina que un headhunter ha visto tu perfil profesional y te ofrece un trabajo mucho mejor que el anterior que dejaste.
Imagina que al oír la cifra de lo que vas a cobrar no puedes evitar pensar que llevas meses vistiendo ropa comprada en grandes almacenes, comprando marcas blancas en el super, y que lo más parecido a cenar fuera es ir a un restaurante de comida rápida con los niños.
Imagina que sueñas con esa posibilidad de recuperar tu vida, tu autonomía, tu libertad, tu independencia, tu estatus, tu reconocimiento, tu “voz” que se ha diluido entre los llantos y demandas de los pequeños.
Imagina que lo piensas y decides que todavía no es el momento, que tus hijos son pequeños aún.
¿Puedes imaginar los sentimientos encontrados ?
¿Puedes imaginar el sentimiento de culpa que esto genera?
Culpa por desear decir que sí a esa oferta.
Culpa por sentirse triste al decir que no.
Culpa porque este suceso te revuelve y te enfada y te frustra y lo has pagado pegando 4 gritos a tus hijos, lo que te hace creer que eres un fracaso de madre o un fraude a la crianza que quieres.
Culpa porque al fin y al cabo es lo único que hemos aprendido como mujeres: a sentirnos culpables de todo, por todo, y por todos.
Llevamos la carga más pesada de la sociedad, la que nadie reconoce, ni valora, ni remunera.
En época de campañas electorales nos frustra ver cómo nadie está interesado en nuestra situación. Hartas de ver que la única opción que se nos plantea es tener guarderías desde el nacimiento, o que el padre coja la mitad del permiso de maternidad.
Las madres estamos constantemente renunciando: TODAS.
Unas renuncian a su vida y otras a sus hijos.
Algunas intentan compaginarlo todo y renuncian a tener tiempo para ellas, o a tener tiempo de intimidad con su pareja,o con sus amigas, o a invertir en su salud haciendo deporte… qué sé yo.
Lo cierto es que cualquier madre que conozcas lo es a costa de renunciar.
La próxima vez que te encuentres con una madre por favor no la critiques.
No le digas lo que tiene que hacer o cómo.
No la ignores solo porque sabes que no va a poder ir a tu fiesta nocturna, invítala igual.
No caigas en obviedades y frases hechas.
Sencillamente, dile: “Eres muy valiente, lo estás haciendo muy bien y te admiro”.
PD: Dedicado a todas las preciosas madres que han decidido vivir intensamente este largo, precioso y a veces duro y solitario viaje que es el de criar hijos. He aprendido tanto de ti, de vosotras, que solo puedo deciros GRACIAS.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por correo electrónico